Lacan en la “foto de familia” del Congreso de la IPA celebrado en Amsterdam en 1951.

Lacan en el Congreso de la IPA de 1951 en Amsterdam

 

LA AUTORIZACIÓN BAJO TRANSFERENCIA

Publicado en el Correo del GEM el 14 DE Diciembre de 1992

En mi práctica como analista he tenido, en alguna ocasión, que solicitar la postergación de una autorización que se iba a precipitar en forma prematura; en otras, las autorizaciones producidas en análisis anteriores habían devenido sintomáticas creando situaciones difíciles en la cura. Estas situaciones, de las cuales podría hablar en lo particular de cada una de ellas, en el uno por uno, son las que están como telón de fondo de las siguientes reflexiones.

La “Proposición del 9 de octubre de 1967” se abre con un principio que ha subvertido a todo el movimiento analítico: El psicoanalista sólo se autoriza de sí mismo. Este principio no es sólo fruto de una oposición al modo de nominación de la IPA, es fundamentalmente una consecuencia directa de reconocer la ignorancia sobre el deseo de analista que, recordémoslo, es su enunciación. Al mismo tiempo, tiene como efecto apostar por el relanzamiento del deseo constreñido en y por las jerarquías de la Internacional.

Al designarlo como principio, de la misma manera que designa al pase en la “Nota a los italianos”, nos invita a sostenerlo no como algo vago, difuso, sino más bien como algo fundante, como la base, como un punto primero. Es un principio original fundante.

Este principio fundamental, cuyas dificultades de traducción muestran las dificultades de significación, y que podemos compararlo en rango a la potencia del “soll Ich werden” freudiano, según Lacan ya está inscrito en los textos originales de la Escuela y, recordémoslo, decide su posición (la de la Escuela). Es un principio original fundante de la Escuela.

En los “textos originales” encontramos una primera subversión al proponer, en el “Acto de fundación”, una “Sección de Psicoanálisis Aplicado” en donde puedan discutir distintas personas con experiencia en el didáctico y candidatos en formación. Confrontación, debate sobre las conclusiones del psicoanálisis didáctico.

Subversión que es profundizada en la “Nota adjunta” al reconocer que el único principio válido por el cual un psicoanálisis se constituye como didáctico, es por el querer del sujeto. A lo que agrega que “el sujeto debe estar advertido de que el análisis pondrá en duda ese querer, conforme vaya acercándose al deseo que encubre”. Destaquemos que en el año 64 no está formalizado el pase, pero que en todo ese texto existe una intención de investigación evidente de la x del deseo del analista.

De esta manera podemos leer una serie en donde el movimiento subversivo se profundiza:

1. “Acto de fundación”, de 1964, donde Lacan coloca el principio fundante por el que el analizante autoriza al analista didáctico.

2. “Situación del psicoanálisis y formación del psicoanalista en 1956”, donde muestra con irónica claridad que el nudo transferencia, enseñanza, teoría-doctrina es transformado por la IPA en un callejón sin salida.

3. La “Proposición del 9 de octubre de 1967”, donde a partir de que el “analista se autoriza de sí mismo” construye el pase.

4. En su “Nota sobre la elección de pasadores”, de aproximadamente 1974, se agregan dos precisiones sobre el deseo, que se designa a) como deseo de saber, pero b) un S2 absolutamente particular que no conviene para la localización de otros saberes. Lo cual es de suma importancia, puesto que queda diferenciado con claridad el saber articulado de un particular del saber por identificación que es del orden de la comprensión.

5. Por último, la “Nota Italiana” donde afina y precisa lo anterior. Vuelve a retomar el principio por el cual el analista no se autoriza más que de sí mismo, pero le atribuye a la Escuela el velar que en esta autorización no haya sino analistas. Es decir que la autorización no es garantía de que haya analista, y agrega que para autorizarse es necesario el análisis, condición necesaria pero no suficiente. De esta manera coloca al pase como prueba de la autorización, y vuelve sobre el saber, que ahora, al ser de lo real, debe pasar por el horror de saber.

De esta serie se pueden sacar como mínimo dos conclusiones: una referida al principio mismo, y otra al efecto, a las consecuencias de su puesta en práctica.

En relación al principio mismo llama la atención la afirmación “el analista...”. No dice, por ejemplo, “el analizante se autoriza a ser analista por sí mismo”. Esta forma de plantear la cuestión, introduce lo que se puede considerar como una anticipación lógica al colocar la dimensión de un sujeto que ya es analista. Esta anterioridad lógica se aclara en la “Nota italiana” al recordar algo que ya dije, que la Escuela ha de velar para que en la autorización no haya sino analista, a lo que se agrega: “pues mi tesis inaugurante por romper con la práctica con la que pretendidas sociedades hacen del análisis una integración en un cuerpo, no implica que cualquiera sea analista”. Es decir, que no todo el que se autoriza de sí mismo deviene analista. De otro modo: ese no cualquiera es el que se autoriza de sí mismo, con el riesgo agregado de que la autorización no produzca nada más que un funcionario del discurso analítico. Pero este funcionario tiene un estatuto preciso, recordemos la “Nota sobre la elección de pasadores”: “El funcionario no es indigno del pase en el que daría testimonio de sus primeros pasos en la función”.

La segunda consecuencia de la serie se refiere a los efectos de la praxis del principio; aquí encontramos una anticipación temporal. Esta situación se deduce fácilmente de la forma en que en la práctica se realiza la autorización; este acto, en forma genérica, es previo a la terminación del análisis -que es el momento designado por Lacan en la “Proposición” como el momento del pase de analizante a analista, momento de caída del fantasma y, por lo tanto, de destitución subjetiva.

Esta situación que he designado como anterioridad temporal no deja de producir efectos que sólo pueden ser medidos con posterioridad, a posteriori y desde un lugar preciso: el cártel del pase. Esta afirmación está sostenida en la “Nota Italiana”, ya que allí está planteada la íntima conexión entre el pase y el velar que en la autorización no haya sino analista.

Desde el cártel del pase se puede investigar la posición que ha producido la autorización y mostrar aquellos “puntos ciegos”, para decirlo como Freud, desde los cuales eventualmente se analiza, desde el necesario pasaje del acto de la autorización. Es lo que el trabajo “L’horreur de l’acte et ses limites” de Geneviève Morel, nos mostraba en las últimas “Jornadas Españolas del Campo Freudiano” realizadas en Barcelona en Marzo de 1992.

La paradoja de estas autorizaciones anticipadas temporalmente están facilitadas u obstaculizadas por las distintas tradiciones de los diferentes lugares del movimiento analítico; de cualquier manera, el punto a subrayar es que casi todas se realizan bajo transferencia.

Esta situación plantea algunos problemas, de no fácil resolución, que pueden ser situados del lado del analista entre dos polos: el respeto por el principio fundamental del autorizarse y la responsabilidad de la dirección de la cura. Como es de rigor el tratamiento de estos problemas sólo puede ser resuelto en el uno por uno. Desde esta perspectiva se pueden constatar múltiples variantes: desde aquel obsesivo que pide permiso para autorizarse, pasando por aquel otro que se autoriza desde la ocultación de ese paso al analista, o aquella que despliega su acting-out de buena samaritana en su autorización, o aquella otra donde la autorización es fruto del desafío fálico. Esta serie abierta, que podría ampliarse y que de ninguna manera tiene vocación de taxonomía, propone con la oposición “pasaje del acto”-“acting-out” una vía para la investigación. Para seguir esta vía es necesario recordar la disyunción entre inconsciente y acto, propuesta por Lacan especialmente en su Seminario 15 sobre “El acto psicoanalítico”.

Es sobre la base de este nuevo saber que la disyunción anterior abre, que se puede construir una diferencia más clara entre pasaje del acto y acting-out. Para el primero puede darse como característica importante la separación del Otro, por el contrario en el segundo aparece una llamada al Otro. Estas series podrían ampliarse, pero son suficientes para este desarrollo: La autorización por medio de un pasaje del acto, como es casi la regla en la actualidad, produce una mutación subjetiva inducida precisamente por la separación del Otro, lo que va en la línea planteada de que el analista se autoriza de sí mismo. Esta autorización sin el Otro, implica como mínimo que no hay llamada al reconocimiento, no existe un pedido de ser reconocido por el otro.

Por el contrario, en la autorización sobre un acting-out, la inevitable puesta en escena conlleva un llamado al Otro, a quien se le pide el reconocimiento. De esta manera es posible entender el paso en falso que implica este tipo de autorización.

De cualquier manera, y al modo de una elección forzada, una pregunta insiste: ¿Qué autoriza al analista a proponer la postergación de una autorización cuando el analista sólo se autoriza de sí mismo?.

© ARTURO ROLDÁN
 

     
    Ir a INICIO Volver  Subir